¡El Animador Bailarín!

Para realizar estos pasos con tanta soltura, con tanta gracia, son necesarios muchos años de práctica. Ni siquiera el mismísimo Fred Astaire pudo dominar este baile.